• Mié. May 22nd, 2024

Cuando un contenedor es una vivienda sostenible

El grupo de logística Caliche da una segunda vida a los cubos de acero que mueve por los puertos de todo el mundo convirtiéndolos en casas recicladas y con diseño a la carta

Lunes, 25 julio 2022, 01:34

Es posible vivir cómodamente, y con la máxima eficiencia energética, dentro de un contenedor marítimo que ha acumulado más kilómetros –en este caso millas náuticas– que el baúl de la Piquer dando tumbos por puertos de todo el mundo y transportando a destinos como Shanghái y Rotterdam maquinaria, material sanitario, alimentos perecederos y especias, entre otros productos.

Cuando estos grandes cubos de acero han alcanzado los veinte años de vida útil, el grupo de logística Caliche, con sede en San Javier, los transforma en estilosas viviendas sostenibles en cuyo proceso de reconstrucción como espacios habitables se ahorra un 70% de agua y un 90% de electricidad con respecto a la edificación de una casa convencional. Pura economía circular.

Las viviendas recicladas de Caliche no suponen la entrada de este grupo empresarial en el negocio inmobiliario convencional, sino que se trata de un proyecto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) destinado a reducir la huella de carbono de la compañía: «Este proyecto nace para crear una forma diferente de entender el concepto de vivienda y habitabilidad en España. Bajo la reutilización de contenedores marítimos, se crea un modelo productivo que permite unificar tecnologías de sectores distintos: domótica, construcción, transporte, eficiencia energética, etc. El resultado es la construcción de una vivienda con certificación energética A+ y la posibilidad de obtener, además, el estándar de calidad Passivhaus», explica a LA VERDAD Manuel Martínez, director general de Vivo Hogares Sostenibles, la marca de Grupo Caliche para esta unidad de negocio.

Diseño exterior con líneas puras en una vivienda-piloto de Vivo Hogares Sostenibles.
Diseño exterior con líneas puras en una vivienda-piloto de Vivo Hogares Sostenibles. / VHS

Después de su fusión con la firma del mismo sector IST, Grupo Caliche moverá el año que viene más de 30.000 contenedores marítimos por los cinco continentes. Y cada uno de ellos puede convertirse en una vivienda cuando le llegue el momento.

Todas las casas se construyen ‘en seco’ en San Javier. Una vez terminadas, se trasladan a la parcela del propietario y se ensamblan sobre el terreno. El plazo de ejecución de una vivienda de 90 m² es de entre tres y cuatro meses en la nave de fabricación, más un par de semanas para los trabajos de instalación. Los ‘container’ de Grupo Caliche, conocidos como ‘high cube’, tienen una altura de casi tres metros y una superficie de 30 m², como un salón-comedor de buen tamaño.

Una casa-contenedor de tres dormitorios y dos baños cuesta unos 160.000 euros

«Cada vivienda es distinta porque son personalizadas y están adaptadas a las necesidades y estilo del cliente. El mínimo para la construcción de una vivienda es de un contenedor, que equivale a un apartamento, y no existe un máximo de contenedores para utilizar puesto que es el cliente quien, con sus necesidades y requerimientos, lo determina para el diseño de la casa», añade Manuel Martínez.

La distribución también se personaliza y adapta a cada propuesta, «y siempre teniendo presente la normativa establecida por el municipio donde se va a ubicar», puntualiza la empresa. Se necesita proyecto y licencia de obra y las parcelas, lógicamente, deben contar con los servicios urbanísticos que le confieren la definición de solar: aceras, agua, luz y alcantarillado.

Placas fotovoltaicas

La vivienda más demandada es la casa de planta baja, de 100 m², 3 dormitorios y 2 baños, con un precio aproximado de 160.000 euros, que incluye ventanas de triple vidrio; climatización por conductos con maquinaria A++ y sistema domótico de control; ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor; luminarias en toda la vivienda tipo led; fachada exterior ventilada; y placas fotovoltaicas, entre otros equipamientos.

El recibo mensual de la luz en una vivienda de estas características, con una mínima demanda energética, puede suponer unos 30 euros, asegura la empresa.

Interior de una de las viviendas construidas con contenedores.

Interior de una de las viviendas construidas con contenedores. / VHS

«Se tiene la imagen preconcebida de una casa construida a partir de contenedores como una estructura que parte de materiales oxidados y abandonados, algo que no transmite una buena impresión. Sin embargo, esos contenedores mantienen unas características adecuadas para servir de estructura base para la construcción de un edificio. Al ver las viviendas ya finalizadas, se puede comprobar que el contenedor no es visible como tal, y el resultado suele superar las expectativas del comprador», advierte el responsable de Vivo Hogares Sostenibles.

«Al visitar las viviendas, los clientes se sorprenden. La frase más habitual que se escucha es algo del estilo ‘nunca hubiese imaginado que sería así’. Percibimos que las sensaciones del cliente en cuanto a confort, insonorización y aislamiento son superiores a las de la construcción convencional», sostiene Manuel Martínez.

Grupo Caliche está ampliando con este modelo de construcción las instalaciones del centro educativo New Castelar College, ubicado en San Pedro del Pinatar, y desarrolla una promoción en Pilar de la Horadada (Alicante). Además, tiene proyectos en curso en Murcia, Alicante, Albacete, Madrid y Segovia.

MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *